Ashwagandha: un adaptógeno anti-estrés

AYURVEDA, CONSCIENCIA - 27 enero, 2022

ASHWAGANDHA: LA HIERBA DE MODA EN OCCIDENTE

Probablemente en los últimos años has escuchado hablar del Ashwagandha, por ser una de las plantas más estudiadas y que más popularidad ha adquirido en Occidente. El Ashwagandha, cuyo nombre científico es Withania Somnífera, es un arbusto de hoja perenne de la familia de las solanáceas. Se caracteriza por crecer en suelos húmedos y nitrogenados y presentar hojas serradas, de verde brillante en el haz y cierto tono grisáceo en el envés. Sus frutos son de color rojo intenso, por lo que recibe también el nombre popular de Cerezo de Invierno y sus flores presentan tonalidades amarillas verdosas dispuestas en forma acampanada. La parte medicinal más usada de la planta es la raíz, cuyo aroma en estado fresco es tan fuerte y peculiar, que se popularizó como la planta que huele a caballo, de ahí el término sánscrito que la define. Entre sus principios activos encontramos una gran variedad de lactonas esteroidales como los withanólidos, alcaloides como la ashwagandhina, fitoesteroles o saponinas. 

“El Ashwagandha se ha estudiado especialmente en su acción sobre el sistema nervioso y su poder como adaptógeno, que hace referencia a aquellas sustancias o plantas que tienen la capacidad de aumentar la resistencia inespecífica del organismo ante la presencia constante de estímulos negativos; tales como los ambientales, estacionales o de origen psicológico.”

BENEFICIOS DEL ASHWAGANDHA EN EL AYURVEDA

El uso medicinal del Ashwagandha en Ayurveda, data de más de 4000 años. Son tantas las propiedades atribuidas, que en este artículo nos centraremos especialmente en su acción sobre el sistema nervioso, el estrés y su potente capacidad como adaptógeno. Pero antes de esto, hagamos una breve aproximación a sus cualidades energéticas y a la generalidad de sus indicaciones.

FORTALECE LA ENERGÍA VITAL

Se trata de un remedio herbal fortalecer de la energía vital, lo que el Ayurveda define como balya, haciendo referencia a su capacidad para incrementar la fuerza y el desarrollo nutritivo de los tejidos (efecto Brumhana). Ayuda tanto en estados de sobreesfuerzos, como en situaciones de convalecencias o crecimiento potencial. Su rasa (sabor) es amargo, astringente y dulce. El virya o potencia es caliente y su vipaka (efecto post digestivo) es dulce, lo que significa para el Ayurveda, que favorece el anabolismo corporal y la regeneración orgánica o estructural. Actúa especialmente sobre el tejido sanguíneo (rakta dhatu), muscular (mansa dhatu), graso (medas dhatu), óseo (asthi dhatu) y reproductor (sukra dhatu). Siendo una de las mejores hierbas para equilibrar el dosha Vata y también ciertas patologías relacionadas con el dosha Kapha.

ANTIINFLAMATORIA & INMUNOMODULADORA

La acción beneficiosa descrita sobre estos dhatus (tejidos) según el Ayurveda, indica un posible efecto favorecedor en casos de anemias, hemoglobina baja, adelgazamiento y pérdidas progresivas de peso. Es de acción tónica muscular en atletas, previniendo la degeneración ósea y muscular. Mejora la artritis y dolores articulares e incrementa la fertilidad; aumentando suavemente la testosterona en hombres y la hormona luteinizante en mujeres. Más indicaciones descritas sobre esta planta, son su efecto antiinflamatorio e inmunomodulador.

ADAPTÓGENO DEL SISTEMA NERVIOSO

Junto con todos estos beneficios del Ashwagandha, se ha estudiado especialmente su acción sobre el sistema nervioso y su poder como adaptógeno. En 1946, el farmacólogo Ruso Nicolai Lazarev, acuñó el término adaptógeno, haciendo referencia a aquellas sustancias o plantas que tenían la capacidad de aumentar la resistencia inespecífica del organismo ante la presencia constante de estímulos negativos; tales como los ambientales, estacionales o de origen psicológico. Otras características de los adaptógenos, es que presentan una influencia normalizadora, es decir, favorecen el equilibrio orgánico general del cuerpo y carecen de toxicidad (dentro de las dosis adecuadas). En este ámbito encontramos plantas como el Eleuterococo, la Rhodiola Rosea, la Schisandra Chinensis y como no el Ashwagandha, también conocido por ello como el Ginseng Indio.

EL PREOCUPANTE NIVEL DE ESTRÉS ACTUAL

Es probable que el Ser humano no haya estado expuesto a niveles de estrés continuado tan agudos como lo estamos hoy en día. El tipo de vida que llevamos, tanto adultos como niños, genera un alejamiento de las leyes naturales, viviendo en contextos que nos llevan a la desnaturalización y a la enfermedad. Estamos rodeados de factores altamente estresantes como los tóxicos alimenticios, la polución ambiental o electromagnética, la vida contrarreloj, la hiperactividad mental, la falta de contacto con la naturaleza y el poco ejercicio físico. Ahora más que nunca, debemos hacer frente a fuertes cambios sociales que requieren de capacidad adaptativa a nivel psicológico, energético y orgánico, pues la vida corporal, es energía expresada en la funcionalidad bioquímica del cuerpo.

Una de las consecuencias del estilo de vida que llevamos, son desequilibrios a nivel hormonal y neuronal. Ante situaciones de estrés prolongado, los niveles de cortisol orgánico aumentan desproporcionadamente, lo que provoca afectaciones metabólicas (mayor resistencia a la insulina), digestivas (úlceras, gastritis, permeabilidad intestinal), o nerviosas como la depresión, la ansiedad, el TDAH en niños o adultos y el insomnio.

EL ASHWAGANDHA COMO PODEROSO ADAPTÓGENO ANTI-ESTRÉS

En este sentido, la raíz de Ashwagandha puede ser un gran aliado, ya que ayuda a relajar el sistema nervioso a la vez que lo nutre, tonifica y fortalece. Generalmente, caemos en el error de pensar, que aquello que tiene un efecto sedativo, nos debilita y entorpece la atención. En el caso del Ashwagandha, no es así, ya que sus acciones reguladoras son múltiples. Entre sus propiedades se ha estudiado que:

1. Reduce niveles de cortisol elevado, aliviando estados leves de ansiedad o estrés continuado.

2. Actúa sobre los receptores neuronales del GABA a nivel cerebral. El GABA es el principal neurotransmisor inhibitorio del cerebro, favoreciendo el equilibrio sobre la relajación y la excitación. Existen 3 receptores del GABA, los receptores A, B y C, sobre los que influyen plantas y fármacos de acción calmante y ansiolítica. En el caso del Ashwagandha, parece actuar levemente sobre los receptores GABA A y especialmente sobre los receptores GABA C. Esta acción puede ser debida a principios como la withanona o el trietilenglicol presentes en la raíz. En cualquier caso, favorece una mayor calma mental, estados de relajación y ayuda en problemas de insomnio cuando es tomada un poco antes de acostarse.

3. Influye favorablemente en los niveles de dopamina y serotonina cerebral.

4. Mejora la atención, el aprendizaje y la memoria. Esto es debido a su efecto positivo sobre los niveles de acetilcolina a nivel cerebral.

5. Es un gran rasayana (rejuvenecedor). Su efecto antioxidante, contribuye de forma preventiva a frenar los daños del estrés, ejerciendo un efecto neuroprotector. Aumenta los niveles de SOD (superóxido dismutasa) y de glutatión peroxidasa.

¿CÓMO CONSUMIR EL ASHWAGANDHA?

Podemos encontrar la planta para su consumo en cápsulas con extractos estandarizados o bien en polvo, siendo ésta una forma más tradicional de consumo en Ayurveda. Las dosis siempre deben ajustarse a lo indicado en el producto de referencia, empezando por las dosis más suaves, hasta si es necesario llegar a la dosis máxima recomendada.

Como siempre, se aconseja la ayuda de un profesional cualificado y el asesoramiento médico, especialmente si se padecen afecciones previas o se está tomando medicación con posibles interacciones con la planta. En concreto, el Ashwagandha no debe combinarse sin la supervisión de un profesional con antidepresivos o ansiolíticos, ni tampoco en medicación para la diabetes, la hipertensión arterial, enfermedades autoinmunes o tiroidismo. El embarazo y la lactancia son etapas de la vida en las que tampoco es recomendable consumirlas sin supervisión médica y su consumo debe suspenderse 15 días antes de cualquier intervención con anestesia.

SOBRE EL AUTOR

Naturópata especializada en el desarrollo de la nutrición consciente y el estudio bioenergético de diversas corrientes dietéticas, tales como la Nutrición Ayurveda o la dietética según la Medicina Tradicional China. Centra su trabajo y docencia en la influencia Psico-espiritual del alimento sobre el Ser Humano. Fundadora de la reflexoterapia podal integrativa; técnica refleja avanzada con aplicación de esencias florales y cuarzos en el microsistema del pie. Estudios de kinesiología holística, terapia ortomolecular, fitoterapia y balance polar electromagnético. Master en nutrición y dietética humana. Licenciada en Danza Clásica Española por el Real Conservatorio de Madrid y estudios de Derecho. Combina su labor docente con el ejercicio profesional de la naturopatía. Actualmente es directora de AIYA (INSTITUTO YOGA Y AYURVEDA).

Comentarios 1

  • Ashwagandha
    Por:Maria Jose Chafer Lucas En 1 febrero, 2022

    Hola, he leído el artículo y me gustaría saber para los que tenemos hipotiroidismo y somos Vata, que plantas nos va bien para el estrés insomnio y sist inmune.
    Que tengan tantas propiedades como Ashwaganda.
    Graciad

    Respondido por: Equipo Indiaveda En 3 febrero, 2022 Hola Maria Jose,

    El Ashwagandha podría ser indicado en este caso pero si hay medicación nuestra recomendación es visitar a un médico o profesional ayurvédico para una pauta y seguimiento personalizado.

    Muchas gracias,

Deja un comentario

Código de seguridad