Yoga en el Ashram de Sivananda

YOGA, CONSCIENCIA - 10 diciembre, 2015

UNA LLAMADA INTERNA

Ha finalizado uno de los más maravillosos procesos de aprendizaje que he vivido. Los que me conocen bien ya saben que estudiar y aprender cosas nuevas es una de las cosas que más me gusta, nutrirme de nuevas formas de pensar y de vivir. He estudiado muchas cosas sólo por el gusto de aprender, pero el haber hecho el curso de profesor de yoga TTC en el Ashram de Sivananda no sólo tiene que ver con el crecimiento interno sino también con mi misión en la vida, el compartir y difundir una vida más consciente en todos los aspectos, siendo para mi el Yoga un pilar fundamental.

Dicen en el Ashram que nadie llega por casualidad a realizar este curso, sino que fuimos llamados por los mismos gurús Sivananda y Visnudevananda y la verdad es que lo creo totalmente. Hace 3 años en mi primer viaje a India decidí que cuando volviera haría un curso para ser profesor de yoga, llevaba poco más de 10 años practicando pero por primera vez sentía esa pasión por enseñar también. Cuando llegó el momento de elegir la escuela, debo decir que no fui yo la que elegí, la eligieron por mi desde arriba, porque fue sólo que me llegara la información de que existía este lugar para saber que ese era el lugar, no necesite buscar más información ni comparar con otras escuelas.

MUCHO MÁS QUE ASANAS

Yo ya sabía que Sivananda no era sólo la práctica de asanas, sino que algo mucho más, y eso fue lo que más me animó a ir a este lugar y puedo decir que me fui de él más que satisfecha. Es importante comunicar esto, porque lamentablemente en occidente el Yoga ha llegado casi sólo como una práctica física y muy pocas personas se interesan por aprender que hay más allá de las asanas o posturas. Las asanas son una de las 8 partes del Raja Yoga y sin el entendimiento y la práctica de las otras el camino hacia el encuentro con el Ser no es posible.

Para hacerte una idea de como es todo el programa quiero compartirte lo que es un día completo en el Ashram, es decir cuál es la Sadhana (práctica espiritual) que hacemos durante el mes que estuvimos allí cerca de 40 estudiantes avanzando en nuestro camino interno hacia el Ser.

“Ser embajadores del Yoga y la Paz es de la más importante de las enseñanzas de Sivananda: servir amar, dar, purificar, meditar y realizar.”

CÓMO ES UN DÍA EN EL ASHRAM DE SIVANANDA

5:30 el día comienza aún bajo la sombra de la noche con el sonido de una campana que te avisa que ha llegado la hora de levantarse.

6:00 es la hora del Satsang (encuentro para hablar de la Verdad). Comenzamos con media hora de meditación, sentados en piernas cruzadas, ojos cerrados, sintiendo la respiración, repitiendo un mantra interior, un momento de paz y de conexión con la unidad mientras el sol comienza a saludar el nuevo día. Luego el Kirtan, comenzar la mañana cantándole a Dios. Leemos algún mensaje de los libros de los gurús o el Swami nos regala unas sabias palabras. Finalizamos con un Aarati (ritual con canto iluminando el altar) y disfrutamos del dulce Prashad (alimento bendecido durante el Aarati)

7:30 hora del chai (té con leche y especias) momento de relajo y de compartir con la familia del ashram

8:00 primera clase de Yoga Asana del día, enfocada a enseñarnos cómo enseñar. Toda el conocimiento de Visnudevananda es transmitido por los profesores. Por qué ciertas asanas son las más importantes, qué pranayamas hacer, el orden adecuado, cómo corregir, etc. Pero el mensaje más importante es que uno nunca deja de ser estudiante. La relación profesor-alumno se construye con la base en que ambos estamos aquí para aprender y crecer uno junto al otro.

10:00 Lunch, algo entre desayuno y comida. Estilo india por supuesto, incluye arroz, verduras cocidas, ensalada, chapattis, buttermilk (una leche mezclada con mantequilla). Bendecimos la comida con un canto, comemos en silencio, en el suelo uno junto al otro en meditación con el alimento.

10:45 es el momento del Karma Yoga. Karma significa acción y este el momento para realizar tu servicio a la comunidad del Ashram, como limpiar los baños, limpiar el comedor, ordenar, ayudar en las labores de la oficina, de la tienda o lo que ellos te encomienden. Es una hora para aprender con la experiencia qué es el trabajo desinteresado, cuando no esperas frutos de tu acción, sino que haces tu servicio como servicio a Dios.

12:00 Clases de Bhagavad Gita. Entender este conjunto de 18 capítulos llenos de versos sobre las enseñanzas de Krishna a Arjuna no es fácil. Son muchas enseñanzas en pocas palabras, pero con un profesor que te va guiando y mostrando el significado, recitando cada verso con devoción, poco a poco vas comprendiendo que el mensaje final es cómo debe ser un buen ser humano, en el camino del Karma, Bhakti y Jnana Yoga.

13:30 nuevamente chai, momento de descanso entre tanto estudio y actividad, momento para conversar con los compañeros y con Swamiji.

14:00 Clases de Vedanta, la filosofía ancestral de india, miles de años de antigüedad y sabiduría sobre cómo vivir la vida y como alcanzar el fin último de la vida, la realización del Ser. Aprendemos de los caminos de Yoga, los diferentes cuerpos, las energías más densas y más sutiles, sobre reencarnación, meditación, los chakras, la kundalini y mucho más. Enseñanzas valiosas para entender nuestro camino en esta tierra.

16:00 Clases de Asanas. Esta vez práctica guiada por los profesores, ejercicios de Kapalabhati, Pranayama, las 12 posturas básicas y sus variaciones y una relajación final para conectar con el Ser.

18:00 Cena. Estilo india, donde mi favorito y el que solía repetir era el Chutney de coco, además arroz, dhal, otras verduras y alguna fruta, preparado todo con mucho amor. Nuevamente cenando en silencio en meditación con nuestra nutrición.

20:00 el Satsang de la noche. Al igual que por la mañana, ahora con la intención de despedir el día en meditación y comunión con Dios.

22:00 hora de dormir, todas las luces son apagadas para descansar y prepararse para el siguiente día.

UN MES INTENSO, PERO GRATIFICANTE PARA EL ESPÍRITU

Debo decir que vivir esta Sadhana día a día no es fácil, no hay momento de descanso entre una actividad y otra y tanto el cuerpo como la mente comienzan a sentir el esfuerzo que hay que hacer. Es como si al mismo tiempo que todo tu cuerpo se vuelve más flexible, tus neuronas también sufren el mismo efecto y por consiguiente tu espíritu. Todo el trabajo del Yoga va desde el cuerpo a la mente y desde la mente al espíritu o la consciencia.

Lo vivido en este mes es una condensación de muchas enseñanzas que se aplicaban en el antiguo sistema de educación de India, Gurukulam, donde los estudiantes iban a vivir con su maestro con el que aprendían durante todo el día junto a él. Y aunque en un mes es difícil condensar tanta enseñanza, siento que en Sivananda son años de experiencia, la sabiduría y la presencia de los maestros se siente en cada momento y acompañan a los estudiantes aún en esos momentos en que muchos sentimos ya no teníamos más energía para un día más.

Finalmente todos terminamos felices, agradecidos, celebrando este mes y celebrando la importante misión que se nos encomienda en este camino. Ser embajadores del Yoga, la paz y de la más importante de las enseñanzas de Sivananda: servir amar, dar, purificar, meditar y realizar. Este es el mensaje para un nuevo mundo, un mundo más consciente y con más amor.

SOBRE EL AUTOR

Co-creadora de Indiaveda, formada en Ayurveda y Yoga en India, reflexología, aromaterapia y reiki. Nacida en una familia amante de la naturaleza, la vida sana, el yoga y la espiritualidad, este camino le ha llegado por herencia, por lo que desde pequeña ha sentido la misión de poder transmitir un estilo de vida saludable y consciente. A través de la web y redes sociales de Indiaveda escribe artículos, realiza talleres y conferencias para que más personas encuentren su equilibrio y puedan vivan en salud y bienestar.

Deja un comentario

Código de seguridad