YOGA PARA EL DOSHA PITTA

YOGA PARA APRENDER A SOLTAR LAS EXIGENCIAS

En el Ayurveda, la práctica de Yoga es una parte esencial del tratamiento, junto con las guías de alimentación, hierbas, rutina diaria, también se recomiendan cierta asanas o posturas de yoga que son mejores para equilibrar a uno u otro dosha. Un enfoque equilibrado del Yoga ayudará siempre a estabilizar los tres doshas.

Si eres de constitución Pitta tendrás mucho fuego en ti, por lo que te favorecerá llevar una práctica que no te agite en exceso, no te acalore y no acreciente esa competitividad innata que tienes, contigo y con los demás. El asistir a clases grupales, no autoexigirte y no compararte con el resto será tu gran desafío, pero tu ayudará a todas las otras áreas de tu vida donde sueles reaccionar de esa manera.

“Quienes poseen una naturaleza ambiciosa Pitta han de dirigir la atención al control simultáneo de la respiración, la postura y la relajación.”

Si tienes mucho Pitta en tu Prakruti, probablemente tengas una contextura mediana, ni muy alta ni muy flaca, ni muy gruesa ni muy delgada, y además goces de buena flexibilidad, por lo que el Yoga se te dará con facilidad y podrás llegar a ser un buen alumno o incluso profesor.

Para bajar el exceso de calor en tu cuerpo y mente, te convendrá comenzar tu práctica con el pranayama Sheetali, que te refrescará y apaciguará el fuego en ti. Si al terminar la sesión te sientes muy acalorado, puedes volver a repetir el mismo pranayama.

Para evitar el sobrecalentamiento de la sangre, especialmente de la cabeza, las posturas invertidas debes hacerlas por tiempo moderado, no permanecer excesivamente ellas y hacer una breve Savasana luego de cada una de ella, con respiraciones profundas y relajantes.

PON EL FOCO EN TU ABDOMEN

Las zonas donde se aloja Pitta son la zona media del abdomen, el intestino delgado y el hígado. Durante tu práctica de Yoga, siempre te será beneficioso incorporar y poner más atención en las asanas que trabajen estas áreas de tu cuerpo.

Te ayudará a movilizar la energía Pitta, a promover una buena digestión, correcto funcionamiento de estos órganos, especialmemente del hígado, donde se suele alojar la ira y el enfado.

1. Halasana – El Arado

Comienza tumbado boca arriba sobre el mat de yoga, con los brazos estirados a ambos lados del cuerpo y las palmas de las manos apoyadas contra el suelo. Desde ahí levanta nuestras piernas estiradas hasta llegar a formar un ángulo de 90 grados y lentamente lleva tus piernas hacia atrás al mismo tiempo que tu cadera se va elevando del suelo, llevando tus pies por sobre tu cabeza intentando tocar el suelo con la punta de los dedos. Apoya tus pies en suelo mientras tus brazos ejercen presión hacia abajo. 

Mantén siempre tu cuello relajado sin poner el peso de tu cuerpo sobre él. Si quieres ir más profundo en esta postura, puedes juntar tus manos entrelazando los dedos. Manténla lo que más puedas hasta 1 minuto con respiraciones profundas. Para salir de ella, inhala profundo y al exhalar ve apoyando las caderas en el suelo y poco a poco bajando tus piernas estiradas en el mat.

2. Shalabhasana – El Saltamontes

Túmbate sobre el vientre con las piernas estiradas. Pon los brazos a los costados con las palmas hacia arriba y con la barbilla ligeramente apoyada en el suelo. Lentamente, comienza a estirarte hacia delante con la parte superior de la cabeza y hacia atrás con los talones, al mismo tiempo ve separando la cabeza, hombros y piernas del suelo. Mantén las piernas juntas y estiradas. Mantén la parte posterior de las manos rotada hacia el suelo ejerciendo una ligera presión hacia abajo. Álzate hasta que empieces a notar resistencia natural. Mantente así 5 respiraciones profundas. Para salir de la postura, mantén el alargamiento mientras bajas lentamente y al mismo tiempo, cabeza, hombros y piernas al suelo. 

3. Marjaryasana Bitilasana – Gato Vaca

Colócate en postura cuatro patas sobre tu mat de yoga, con las rodillas separadas a la altura de las caderas, y las manos alineadas con los hombros. Distribuye el peso de forma pareja entre todos los apoyos. Deja la cabeza y la columna en posición neutra y fija tu mirada suavemente hacia abajo. Con una inhalación profunda, irás a la Postura de la Vaca, llevando tu mirada hacia arriba, elevando el pecho y el coxis hacia el techo y dejando caer el vientre. Con la exhalación, te moverás hacia la Postura del Gato, curvando tu columna como si quisieras llevar el ombligo hacia el techo, mientras contraes el vientre, redondea tu columna tal como los hacen los gatos, dejando caer la cabeza suavemente. Repite cuantas veces quieras siempre poniendo la atención en la inhalación y la exhalación.

MANTENTE FRESCO Y TRANQUILO VISUALIZANDO UN LAGO

Has de finalizar tu práctica con una sensación de tranquilidad y frescura, por lo que si te has acalorado mucho durante tu sesión, después de permanecer en Savasana uno minutos, puedes realizar el pranayama Sheetali, y luego una meditación con visualización de imágenes que den frescura, como una montaña, un lago, el mar, la lluvia, la luna y las estrellas.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

{$cms_page.meta_title}
Constitución Pitta

Si en tu constitución domina el dosha Pitta, las cualidades de sus elementos predominantes, el fuego y el agua, definirán la mayoría de tus rasgos. Serás como el fuego, de pensamiento muy agudo, mirada penetrante y temperamento irritable.

LEER MÁS
{$cms_page.meta_title}
Equilibra Pitta

Aprende a equilibrar el dosha Vata y evitar los malestares típicos de este dosha como inflamación, acidez, trastornos de la piel, problemas oculares, dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, problemas al estómago, hígado y vesícula.

LEER MÁS
{$cms_page.meta_title}
Yoga y Ayurveda

El Yoga y el Ayurveda son ciencias hermanas originarias de India. Ambas de tradición védica milenaria no se concebían por separado, sino que en su conjunto eran las guías para mantenerse en salud, felicidad y alcanzar la realización espiritual.

LEER MÁS

Boxed:

Sticky Add To Cart

Font: